• 1. No todas las emociones son gratificantes, algunas como el aburrimiento son el motivo que te lleva a abandonar un libro en las primeras páginas, sin más interés que ese.
  • 2. Además, la curiosidad también es un aliciente para ir avanzando en las páginas de una obra. La curiosidad puede ser tan fuerte incluso que una persona puede terminar un libro de 300 páginas en una sola tarde ante esa implicación afectiva por saber qué ocurre después.
  • 3. Los libros te llevan a sentir el regalo de la empatía al sentirte identificado con algunos de los personajes de la cinta. A través de los libros puedes acceder a diferentes perfiles psicológicos y esto es una riqueza personal para tu propia vida al poder comprender mejor el alma humana.
  • Especialmente gratificante es vivir una historia que te encantaría experimentar como protagonista. A través de la literatura, podemos vivir cosas que tal vez nunca nos ocurran en la vida. Por tanto, los libros te dan una segunda vida.
  • 4. A través de los libros, también experimentas el agradable placer de la compañía. Una experiencia que no se puede describir con palabras hasta que la sientes. Entonces, puedes estar solo en casa y, sin embargo, sientes cómo tu imaginación vibra con los diálogos y las tramas de la historia.
  • 5. Por medio de la literatura también vives la emoción de la sorpresa a través de giros de guión inesperados que te hacen romper con la lógica de lo previsible. Una buena fórmula para romper la rutina del vivir.
  • 6. Un libro puede ser todavía más significativo si te lo ha regalado una persona porque te ha dicho que la historia le ha recordado a ti o porque cree que esa obra puede gustarte.
  • 7. El amor por los libros es una forma universal del sentimiento. Un amor por las letras que despierta en ti el eterno interés por la cultura. Para descubrir nuevos autores pero también, para conectar con los clásicos de la literatura universal.
  • 8. Un libro que termina con un final feliz deja en ti el agradable sabor de la alegría. Por el contrario, un libro con desenlace triste puede dejarte sumergido en una atmósfera de melancolía.
  • 9. Como lector incluso puedes experimentar enfado con el autor de una obra por no haber dado el final que tú crees que merece a la historia de uno de los personajes principales o secundarios.
  • 10. La lectura es un refugio que te da seguridad. Un aliciente antiestrés para vivir el presente gracias a ese universo en el que solo estás tú y la obra. Tú completas el libro con tu propia mirada.

Algunos libros pasan por tu vida como si nada. Sin embargo, al igual que ocurre con las personas, algunos de ellos llegan para quedarse para siempre. Historias que te han marcado por algún motivo.